• Inici
  • Opinió
  • "Pediatría de Basurto (HOMENAJE)", per Antón Miralles

"Pediatría de Basurto (HOMENAJE)", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Pediatría de Basurto (HOMENAJE)", per Antón Miralles

Hospital de Basurto | Font: Wikipedia

Aquella tarde habíamos tenido visita/revisión con Txutxín el pediatra de mi hija Lucía y gran amigo y compañero mío desde el colegio de párvulos. Sin novedad, aunque me dijo unas cuantas cosas que hacer si la niña se ponía mala. Ni a propósito. Esa misma noche, Lucía no dejaba de llorar y la temperatura subió demasiado. Tal y como me había dicho Txutxín, si pasaba lo que pasó, sacamos a la nena de su cunita y la bañamos con agua fría, aunque la temperatura volvió a subir al momento, a casi cuarenta grados. No lo pensamos ni medio minuto. María (mi mujer) se quedó con Pablo, que estaba dormido (tenía nueve años) y yo abrigué a la niña (cuatro meses), taxi y a Basurto, a Urgencias. Por suerte me atendieron al instante y, a la vista de lo que había, me dijeron que volviera a primera hora, pues eran las cuatro de la mañana y había que hacer varias pruebas para descartar lo peor.

Que lo fue. Si me hubiera tocado a mí, el problema sería más llevadero, pero con una cría de cuatro meses, la verdad es que te acojona. Llegó la mañana fui al hospital y, de cara, el susto de mi vida: meningitis. Entro a la habitación donde estaba Lucía y me la encuentro con los brazos en cruz, atada a la cama y con una entrada, una vía, en plena cabeza por donde le entraba la medicación. Lógicamente, estaba atada para que no se quitara la "vía" y se hiciera una avería, que la cosa pintaba muy mal. Inmediatamente hubo que organizarse, etc.

Por suerte, teníamos a "Nana" (Susana) que cuidaba a los críos desde que nacieron y gracias a eso nos apañamos mucho mejor. Gracias Nana, eternas. Desde que llegué a cubrir mi turno, lo primero que hice fue dejar mi mano sobre la de Lucía, pues ella SABÍA, que estábamos allí. Me agarró el dedo con su manita y jamás me voy a olvidar la fuerza que tenía aquella manita.

La conexión a la vida a través de mi mano y un deseo de vivir que nunca me pude imaginar. Una vez de darnos de alta, los médicos nos dijeron que Lucía había tenido la peor de las meningitis, y que, a pesar de lo complicado que era el "cuadro", tomaron la mejor de las decisiones y salvaron la situación con el primer remedio aplicado.

"Suerte, sin duda, pero también el haber encontrado un equipo de pediatría EXTRAORDINARIO, hicieron entre todos que Lucía jamás tuvo una secuela de una enfermedad realmente complicada a la que un equipo de héroes, desde el primer médico hasta el último auxiliar de limpieza, nos hicieron sentir como en casa, dentro de lo que cabe, y lo más importante, le salvaron la vida a nuestra hija. Gracias eternas a Pediatría de Basurto y a Osakidetza. Orgulloso de vivir en Bilbao y de sus políticos, sin ningún tipo de "coña".

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.
Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

L'article té 104 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).