"Dar la campanada", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Dar la campanada", per Antón Miralles

Torre de l'església de Ntra. Senyora de l'Assumpció | Fotografia: Mariví Puerto Sanz

Les voy a hacer una declaración de principios (si no les gusta, lo siento) soy bilbaíno, vecino de Biar (empadronado) y ateo convencido. Pero hoy, voy a defender a la Iglesia.

Por lo menos a la de Biar. Leo en los chats (esas discusiones en línea en las que increíblemente participan las y los biarenses) que hay gente que "se la coge con papel de fumar" y practica un ateísmo de salón (de Saloon, diría yo) y se queja amargamente de que al amanecer, y puntualmente, cada hora, las campanas de la Iglesia tañen dando las horas. Y eso hay gente a la que no le gusta y se quejan no sé yo dónde. Decía el sabio Punset hace años en la tele que las campanas de las iglesias siempre han sido el reloj imaginario de los campesinos, por el que se guiaban sin necesidad de llevar un "peluco" para tirar de guadaña o sembrar el campo. También avisaban a veces que había caído algún vecino, pasando al "otro lado". Hasta ahí, normal. Cuando las costumbres se hacen leyes, a uno no le queda más que interesarse por la identidad del finado. Que hay un turista que se cabrea con el campanero parroquial y se queja? Sintiéndolo mucho, posiblemente el año próximo no disfrutaremos de su ingrata presencia, y, como se supone que goza de ciencia infusa, elegirá otro pueblo en el que no le molesten las campanadas de la iglesia. Menudo desperdicio de inteligencia. ¿Que dicen que van a suprimir las campanadas durante la noche? Señora Alcaldesa: Le recomiendo que evite esta medida (tan estúpida en mi humilde opinión) pues quien la autorice va a pasar a la historia como la responsable de dejar a mucha gente (con poco sueño) sin un referente en el tiempo. No llevo reloj, ni de muñaca ni de bolsillo. Sí un teléfono que, por las noches, descansa en la mesilla. ¿Vamos a espantar a los turistas? Lo que faltaba...

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

L'article té 281 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).