"Los antepasados", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Los antepasados", per Antón Miralles

Imatge: Pixabay

Uno vive solo, por circunstancias a veces, otras porque lo decide voluntariamente, y otras, más tristes, porqué todos los que estaban a su alrededor, han "desfilado",
dejando a los vivos a merced de la vida, esa amiga a la que ninguno queremos abandonar, pero nunca está por la labor de conceder prórrogas.

Si en su reloj el partido ha terminado, toca decorar la página de necrológicas y abandonar mientras tañen las campanas del pueblo. ¿Se han muerto Ustedes alguna vez? Yo, sí. Y no es broma. En una intervención "a corazón abierto", los magos del bisturí, en mi caso, decidieron, por razones técnicas, eso sí, sacarme el corazón de su escondrijo, por unas horas, reparar unas arterias que estaban "pa tirar" y con el motor en su hueco habitual, devolverme a este inmenso valle de envidias, inquinas (mala leche contra alguien) y en bastantes casos, amor, que de todo hay. Tras aquella visita al "otro lado", o si prefieren, al lado oscuro, cuando volví a la vida habitual, esa de ir a comprar el pan o las viandas para mantener "la triste figura" medio derecha, atendí a no recuerdo cuántos conocidos, nuevos "amigos" que sólo duraban en la "entrevista" hasta que contestaba a la pregunta repetida por todos, bueno, eran varias: "Has visto la luz" , "has visto el túnel", "has visto a conocidos/familiares"?

Mi respuesta no fue nada original: "No he visto nada. Ni luz, ni túnel, ni a gente, ni a Dios. Ese día debió librar. Imagino que no quería uno que no era de su cuerda. He de reconocer que muchos días recuerdo a personas con las que conviví y con las que siempre imagino cómo actuarían en situaciones en las que yo he estado. Me pregunto, siempre, si nos estarán viendo, como un vigilante amigo (ójala, supongo), un ángel de la guarda. Y mira que escapo siempre de esas"historias de balleneros" (Wahling stories) que nos recordaron Procol Harum. Recientemente Gary Brooker pasó al otro lado, descanse en paz, y el goteo de gente que cambia de estado civil no cesa.

Los aficionados a la parapsicología cuentan, y no acaban, de fantasías como las "ouijas", las voces de los espíritus, y, yendo más a "lo de andar por casa",las apariciones, que, oh casualidades de la vida, siempre se le aparecen al niño más ignorante del pueblo, al que las "fuerzas vivas", siempre en comandita con el "ensotanado" titular de la localidad (la cantera es inagotable) abren expediente de posible milagro que mandan al Vaticano para que refrende o no la veracidad del evento. Los "noes" ganan por derribo a los noventa y nueve por ciento de aspirantes a visionarios. Asistí, hace lustros, a una serie de conferencias sobre "Parapsicología" en las que los conferenciantes hablaron de fenómenos tremebundos, como la telekinesia (gente que mueve objetos solamente con su voluntad), voces de ultratumba, la archifamosa "Ouija" y las voces que se escuchaban en reuniones de aficionados a quintos milenios y programas por el estilo.

Me sigo acordando de mis antepasados más queridos, he sido muy afortunado teniéndoles a ellos y no a otros. Algún día, pronto, les hablaré de algunos. No se vayan.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

L'article té 208 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).