"El Orejas", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"El Orejas", per Antón Miralles

Nunca he tenido perro. Nunca me hicieron "chiste". Solamente en mi vida tuve verdadero afecto por un chucho. Le llamábamos "El orejas", pues le faltaba un pedazo de una de ellas debido seguramente a alguna dentellada en alguna "movida" canina. Nunca lo supimos, pero en el destacamento en el que pasé un año entero, en mil novecientos sesenta y seis, junto al bosque denominado "El jaral" sobre la playa de Benzú, junto a la pista de tiro, en Ceuta, el Orejas era uno más en el destacamento.

No hacía falta estar demasiado atento por si alguien se acercaba. El orejas ladraba cuando venía alguien. Una vez que se aproximaba el intruso, se le identificaba y a otra cosa. Además, el orejas era el "catador" oficial del destacamento. Nos subían a diario la comida del cuartel en un perol grande, del cual se repartía. Para empezar, se le servía un plato al orejas. Si comía, buena señal. Aquel día se podía comer. Si el orejas no se atrevía, mal asunto... Era un perro alegre y todos le apreciábamos. Todos? No. Un aciago día, un chusquero, un subteniente, subió con una sentencia de muerte para el orejas. Había que limpiarle el forro. Nos negamos todos. Salvo un canario ignorante y lameculos profesional, que ejecutó al orejas con un lazo metálico. Dejamos de hablarle hasta que se licenció. Un asesino en serie. Todos le deseamos la rabia por mordedura de algún perro justiciero.

El orejas fue, con mucha diferencia, el ser más querido por todos los que sufrimos a humanos mucho peores que un pobre perro callejero. Inolvidable orejas.

Esta tarde he visto un "sketch" en el que se fingía el abandono de un perro en una carretera o gasolinera. ¿El deporte nacional? ¿Se sabe la cantidad de perros que son abandonados cada año por sus "mejores" amigos? Determinados hombres... Miren que les estoy regalando el calificativo de hombres, cuando son peores que ratas de cloaca.

¿Para qué hostias has comprado a ese pobre perro? [La compra d'éssers vius com els gossos va associada a l'abandó moltes voltes, en contraposició a l'adopció, una opció molt més humana i lògica]. Cuando te has cansado de él, lo abandonas. Y sales pisando el, acelerador como si huyes de una nube radioactiva.

Maldito seas. Mil veces mereces que te ataque una manada de lobos hambrientos. O una piara de cerdos salvajes. Miserable.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

L'article té 343 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).