"Montauban. México y Azaña", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Montauban. México y Azaña", per Antón Miralles

Finales de 1939. Los republicanos, militares y civiles, llegan como pueden a Francia huyendo de la venganza de los vencedores franquistas. La mal llamada "Francia libre", bajo el gobierno del Mariscal Petain se ve sobrepasada por la cantidad de refugiados españoles a los que ni Francia ni ningún país cercano admitía como refugiados de guerra.

Francia mete a los españoles en campos de refugiados en las playas del sur de Francia, en condiciones lamentables. Mientras tanto, en México, el Presidente Lázaro Cárdenas nombra como embajador en Francia a Luis Pérez Taboada a finales de 1939 no sólo como embajador sino como encargado de organizar la salida hacia México de todos los refugiados hacinados en territorio francés, por miles en cada viaje. En junio de 1940 Lázaro Cárdenas envía a Luis Pérez Taboada la siguiente orden:

"Con carácter urgente manifieste Usted al gobierno francés que México está dispuesto a recoger a todos los refugiados españoles de ambos sexos residentes en Francia. Si el gobierno francés acepta en principio nuestra idea, todos los refugiados españoles quedarán bajo la protección del pabellón mexicano".

En ese mismo junio de 1940 los nazis ocupan Francia. Azaña acababa de llegar a Francia y anduvo tiempo de acá para allá pues los falangistas le perseguían a él y a su familia con la intención de devolverle a España, juzgarle y ejecutarle. La Gestapo ayudaba, pero sin éxito. El embajador mexicano llegó a Montauban, donde encontró a Azaña en un estado lamentable, en un piso alquilado. Dijo al mexicano: "Aquí me tiene, convertido en un despojo humano. Sé que me persiguen. Tratan de llevarme a Madrid. No lo lograrán... antes habré muerto," Rodríguez puso custodia policial en el piso de Azaña, le dio 2.000 francos y trató de que Petáin autorizase a salir legalmente de Francia. No lo consiguió, pues Petáin había "arreglado" antes con Franco.

Rodríguez salva a Azaña alquilando varias habitaciones en el hotel Midi de Montauban y las declara sede de la legación del gobierno mexicano con lo cual los falangistas y la Gestapo se quedan sin su presa. El 3 de noviembre de 1940 Azaña muere en México (técnicamente) pues las habitaciones del hotel Midi eran territorio mexicano. El prefecto de Montauban no permitió que la bandera tricolor cubriera el féretro de Azaña. Luis Ignacio Rodríguez se plantó ante la policía francesa y dijo: "A Azaña lo cubrirá con orgullo la bandera de México. Para nosotros será un privilegio, para los republicanos una esperanza y para ustedes, una dolorosa lección". Cuando el cuerpo de Azaña llegó al cementerio, se retiró la bandera de México, se colocó la de España, la tricolor, Epitafio en su tumba "Paz, piedad y perdón". Grande, no. Enorme, Lázaro Cárdenas, y Luis Pérez Taboada, un diplomático extraordinario, también.

Éste ha sido mi resumen de la historia. Nieves Concostrina, una increíble escritora, lo cuenta mucho mejor que yo, un aprendiz de escritor, en su libro "Cualquier tiempo pasado fue anterior" que cogí este viernes en la Biblioteca de Biar. Un lujo a su alcance, amigo lector.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

L'article té 230 lectures

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).