"El bombardero", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"El bombardero", per Antón Miralles

Aviso: abstenerse militares y admiradores de guerras y tiroteos.

Desde que el hombre inventó los aviones, éstos han servido para transportar al hombre sobre los cielos, evitando montes, ríos, desiertos y demás lugares inhóspitos en los que el ser humano no se encuentra, digamos, cómodo.

Un avión hoy es el progreso, la ciencia aplicada al servicio de la humanidad. Pero no siempre ha sido así. En la peor versión del hombre, cuando se enfrenta a otro hombre, y tiene ese invento maléfico y perverso llamado ejército, siempre alguno de los militares ha puesto en marcha una idea demoníaca: matar a distancia. Matar desde el cielo. A todo lo que se mueva o represente una amenaza contra su país. En algún momento el hombre, vestido de militar, añadió a un invento tan práctico como el avión, depósitos para transportar bombas con las que enviar muerte y destrucción al enemigo.

Les cuento una historia que ocurrió a 30 kilómetros de donde yo nací, en Gernika, pero en los años treinta del siglo pasado, en plena guerra civil española. Franco, el traidor al juramento de lealtad a su gobierno, miren que la cosa debió ser así, pues se sublevó contra el gobierno del pueblo que había ganado las elecciones (vamos a olvidarnos de si los motivos eran o no justos), Franco pidió ayuda a un perturbado austríaco que había llegado a "Fuhrer" de los alemanes, y permitió que "probara" un nuevo procedimiento bélico, el bombardeo, es decir, lanzar bombas sobre una población, para destruírla y matar a sus habitantes, sus enemigos (de Franco, obviamente). Volvamos a Gernika. Es lunes, día de mercado, y los agricultores acuden al pueblo a vender los productos que cosechan en sus huertas. El mercado está en plena actividad cuando empiezan a sonar explosiones. Gernika, el pueblo cuyo árbol ha sido desde muchos años el símbolo del acuerdo del pueblo vasco con el pueblo español, cuyos reyes juraban respetarlo cuando eran coronados, es arrasada por la Legión Cóndor, en un "experimento" de la aviación nazi, para el futuro que se palpa en Europa: el "loco de la colina" da un ejemplo al mundo de la eficacia de un bombardeo: bombas lanzadas desde los cielos sobre un objetivo civil con objeto de aterrorizar, destruir y matar a personas.

Posteriormente, el "loco de la colina" reventó el mundo con sus legiones armadas, su "blitzkrieg" (guerra relámpago), su partido nazi (nacional-socialista), su gestapo (policía secreta), y un país totalmente demante siguiendo los desvaríos de Adolf Hitler y su estado mayor. Desgraciadamente, el ejemplo cundió, para mal, la clase militar sigue siendo la más poderosa del mundo, no sabemos hasta cuándo, y nosotros los ciudadanos de a pie, contemplamos la deriva suicida de la humanidad en los medios de comunicación. Mientras existan fuerzas armadas no habrá día en el que no estemos al borde del abismo. El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. No digan que no se lo advertí.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

L'article té 295 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).