"Bald and bankrupt", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Bald and bankrupt", per Antón Miralles

Les advierto que me da mucha pereza ver la tele. Cuesta horrores encontrar un buen programa. Ahora diré que en la 2 ponen unos documentales buenísimos. Acepto la puntualización, pero hay veces en las que uno sale huyendo de ver a la abeja reina, sus costumbres y las de su colmena. O las siestas de los osos polares en los refugios que se preparan en cuevas. Todo esto es muy enriquecedor, es la zoología en formato televisivo, no hace falta esfuerzo, pero uno a veces busca algo más entretenido.

Aquí es cuando interviene mi hijo, Pablo, que ha quedado harto hace tiempo de todos esos programas tan educativos, y ha trillado Internet, donde ha encontrado verdaderas novedades que le reconcilian a uno con ese artefacto al que muchos llamamos, peyorativamente hablando, "la caja tonta". Le hago caso siempre, porqué tiene criterio, y sus "soplos" rara vez están equivocados. "Bald and bankrupt" (Calvo y arruinado) es un programa británico en el que un viajero inglés, aparentemente con poco dinero (arruinado, pero no tanto) viaja en medios digamos populares, como pueden ser el tren, el autobús o el taxi local o colectivo, y nos muestra países exóticos a los que la gente común no viaja, con su modo de vida en directo, sin hoteles de muchas estrellas, hablando con la gente común, y, en definitiva, enseñando cómo es el mundo real. Un tipo que nos muestra Chechenia, Turkmenistan, Etiopia o Marruecos, que habla con la gente de todos esos países (chapurrea una pila de idiomas), logra un programa entretenidísimo que te atrapa en la butaca y, lo que es más importante, engancha.

Un homenaje a aquellos viajeros que, en muchos casos, fueron grandes escritores, y que incluso tienen monumentos dedicados en los lugares a los que fueron. Imagínense lo que nos podría haber enseñado Sir Richard Burton, Joseph Conrad, Julio Verne, el Doctor Livinstone o su admirador, Henry Stanley "Doctor Livingston, supongo"? Por suerte, hoy, el progreso manda, y los documentales del National Geographic nos permiten viajar sin salir de casa. Y gratis. Casi, como el maravilloso "calvo y arruinado" que nos acerca en Youtube, un escalón inferior del mundo de los viajes en la televisión, a muchos lugares en los que los que "nos la cogemos con papel de fumar" no viajaríamos ni atados. Nuestro calvo maravilloso lo hace por nosotros. Gracias Youtube. Gracias, Pablo, por el soplo.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

L'article té 258 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).