• Inici
  • Opinió
  • "O caritas (Blues del incrédulo)", per Antón Miralles

"O caritas (Blues del incrédulo)", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"O caritas (Blues del incrédulo)", per Antón Miralles

Cat Stevens, cantautor británico, descendiente de griegos y compositor extraordinario, sorpendió al mundo abrazando la religión islámica. Una de sus mejores canciones, en la que mezclaba el latín con el inglés, llevaba por título "O caritas" (Oh, amor). Concédanse cinco minutos para entar en Youtube y escuchar esta maravilla. Me lo agradecerán.

Hoy les voy a hablar de la caridad de los hombres. Y para ello les voy a contar una vivencia mía en una ciudad del nordeste brasileño, Natal, que en portugués se traduce por Navidad. Fecha en la que fue fundada por los portugueses. Es curioso, pues el sol sale a las seis en punto de la mañana. De la noche negra se pasa aun amanecer maravilloso en cuestión de menos de diez minutos, y la luz llena todo. Y qué luz¡¡¡ Nunca he visto cielos más limpios que los que ví allí. Es una de las características más peculiares de Brasil, en general. Ahora bien, a las seis de la tarde se apagan las luces y el sol se va a dormir sus doce horas reglamentarias. No intenten cambiarlo porque no hay nada que hacer. En Natal se encuentra el Cabo San Andrés, el punto de América más cercano a África, concretamente a Senegal, dicen que está a unos tres mil kilómetros.

Pero no es de Geografía de lo que les quería hablar, ni de la música maravillosa de Cat Stevens. Mi hotel se encontraba en el extremo sur de Natal, y para ir a una zona digamos animada, me tocaba un paseíllo por un barrio de cass muy modestas, con sus correspondientes talleres entre las casas, y pequeñas y muy modestas tiendas. Todo mezclado, salpicando las normas del urbanismo con las construcciones más variopintas que se puedan imaginar. Entre dichos locales, había algunos que tenían sus correspondientes filas de pupitres o simplemente sillas en las que, a diario, oficiaban predicadores que, micrófono en mano, hablaban a sus "feligreses", gente re-que-te humildes, de las bondades y excelencias del santo o adorable de la religión, secta o fe que representaba el predicador de turno. Los predicamentos eran largos, extensos, vibrantes, y salpicados de himnos que loaban a toda la "troupe" de beatos, santos y demás repartidores de milagros, siempre de la fe que representaba el "orador" de turno. Más de un día me hice el loco y presté atención por unos momentos al orador. Hábilmente llegaba al escaso nivel intelectual de aquellas gentes humildes, que, ponían su óbolo en el cesto que las ayudantes del orador pasaban cada fin del espectáculo, por llamarlo de alguna manera. Donde fueres, haz lo que vieres, decían en El Quijote.

Por la tarde, después de dormitar brevemente en mi habitación, zapeaba en la tele, y veía un programa, ya de mucho mayor nivel, que conectaba, a diario, con cines de Brasil con aforos de miles de personas, con predicadores de "pedigree" (de categoría) que hablaban para todas aquellas multitudes a la hora que fuese, con un verbo florido, en interpretaciones dignas del mejor teatro, y, por supuesto, ayudantes pasando la bandeja por el patio de butacas, con zoom de las cámaras al contenido de la bandeja, de las bandejas, y créanme que había tela para parar un tren. La audiencia no eran los currelas del arrabal de Natal. Eran gente bien vestida. Otro nivel. Pero ahí "cotizaba" todo Pichichi. Me pregunto: Quién controla toda esa pasta que se recauda a diario en diferentes cines de Brasil. Dan noticias de la afluencia de gente al local, y de la recaudaçao (recaudación) de cada evento? No ví ningún locutor hablando sobre el tema. Se imaginan que en nuestras iglesias se informe de la recaudación del cepillo parroquial? Y de cómo se reparte?

Dicen los que son más herejes que este su seguro servidor, que la caridad bien entendida, empieza por uno mismo. De ahí, supongo, la mala fama que tienen algunos de los comerciales del más allá. A mí, nunca me convencieron, con lo que , seguro,tengo entrada reservada entre las huestes de los pecadores profesionales. Donde anuncian que no estará aburrido uno. Les contaré, si es que vuelvo... Escuchen a Cat Stevens: "O caritas", cojonuda, de verdad.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

L'article té 239 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).