"Padres, de nuevo", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Padres, de nuevo", per Antón Miralles

Va por todas esas Señoras que me cruzo a diario, un poco mayores que yo, sólo un poco, que aprendieron la "carrera" de madres "a la brava", sin pasar por la Universidad, pero a las que la vida les premió con un "Cum laude" oscuro y discreto cara a la galería pero inapreciable y de incalculable valor si el "tribunal" estuviera  compuesto por sus hijos y nietos. Me animo también a  saludar a los abuelos, los "yayos" por estos lares, que también tienen lo suyo.

Cuántas madres de esas que se "comieron" la Guerra Civil les criaron a Ustedes siendo perfectas amas de casa, costureras, cocineras, psicólogas, (AMAS DE CASA) con mayúsculas, mientras Usted querido lector o lectora no les ha dedicado un homenaje a la altura de sus méritos, ya que (Usted) daba por descontado que era su deber y obligación? Cuántas? Será Usted cara dura?

Esos veteranos de lujo, ahora, incluso pasean a sus hijos en carrito de bebés. Los llevan al parque a jugar en los columpios y no se les caen los anillos si tienen que prepararles un biberón. Ya es la segunda generación de biberones. Nada nuevo para ellos. En muchísimos casos sin sueldo ni jubilación. Lo que la familia ha podido tener a base de dar el callo como verdaderos titanes en no las mejores condiciones. Me llevaba el otro día a un pueblo cercano un amigo. Eran más de las tres de la tarde y me confesó que a esas horas, cambiaría su reino por la comida que hace su madre. Es más, le llamó, le preguntó qué había preparado y, se lo juro, se le iluminó la cara cuando le dijo lo que había de comer. Doy por hecho que había hablado con una cocinera de lujo. No sé si jubilada o no, pero de lo que no me cabe duda es que en ese hogar se come "a pan y mantel", de lujo. Recuerdo a mi madre, una joya, como casi todas las que he conocido "de oídas", que tuvo suerte, pues no le salí un crápula cierra-bares. Llegara a la hora que llegara, ahí estaba, en el mirador de casa, esperando mi aparición. Una vez en la cama, ella se iba a dormir. Nunca hizo ni caso a mis peticiones de que me esperara en la cama, aún despierta, pues hasta que no llegaba el último (mono) de la familia, la capitana de la casa no se acostaba. Era su ley. No había otra. A que Ustedes conocen casos similares?

En Biar Digital existe la posibilidad de replicar o añadir algún comentario a este imaginario homenaje a las madres de los de mi generación. Me encantaría conocer alguna versión diferente a la mía. O similar. No me sean tímidos. Jugamos todos en el mismo equipo. O no? Yo también he sido hijo. Anem, collons, Biar.

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

L'article té 214 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).