"La trampa y la BFBS", per Antón Miralles

En 1975, mientras Franco agonizaba, Marruecos lanzó un ejército de vagabundos y menesterosos desarmados, contra las alambradas fronterizas del Sahara Español.

Conflicto diplomático al canto, el ejército español se retiró para no liarla y Hassan II le ganó la partida a España. Y las minas de fosfatos de Bu-Craa.

En ese instante yo era civil, a punto de ser abducido por el Ejército de Tierra, con un destino cuando menos inquietante: Ceuta. Marruecos. Con mi habitual gafe para los sorteos no pudo ser peor el destino. Campamento en Cádiz y destino  Ingenieros ,zapadores, en Ceuta. Una ciudad que antaño era un presidio. La fortaleza del Monte Hacho preside la ciudad y les aseguro que  impone. Para más INRI, mi cuartel, en las faldas del monte donde está ubicado el castillo. Bueno. Ya puestos...
 
Lo primero que pensé aún de paisano, en Madrid, en el tren, camino de Cádiz fue que ya quería irme de España. A dónde? A cualquier parte del mundo. Excepto a pegar tiros a algún otro pringado como  yo que no me había hecho nada y que estaba metido en otra trampa como en la que estaba yo, pero con distinto uniforme. Sólo había un problema: el bolsillo. Muy poco dinero, sin pasaporte y con un corte de pelo  de aquellos. A dónde ir? A ningún lado. Estaba perdido.  Una vez más la suerte se tenía que ganar el sueldo.
 
Tras un campamento en el que no aprendí nada de lo  que se suponía que debía haber aprendido, como pegar tiros, defenderme y defender a la gente de posibles enemigos, me fui de Cádiz con un cursillo de enfermero aprobado con buena nota que me sería de gran utilidad. Verán. Sin permiso de jura, de cabeza a Ceuta. El Hacho hipnotizante.
 
La primera sensación: complicadísimo escapar de aquí. Rodeados por el ejército marroquí. Cruzar la frontera  sin pasaporte? Un suicidio. Escapar por barco? No con la Policía militar en el puerto. ¿Qué hacer? Pues no pegar ojo por si tocaban "generala"  y había que montar en el camión y salir a pegar tiros. Hubo gente que se pegaban tiros en los pies o en las manos para que los mandaran a casa. Yo, no. Si tenía que pasar algo, a tiro limpio. O ellos, o yo. Gracias, España...
 
La cosa se complicó para bien, pues el cursillo de enfermero me mandó directo al destino de enfermero de un destacamento a escasos cien metros de la alambrada de Marruecos. Por las noches había contrabandistas que saltaban las alambradas y de noche, se equivocaban y los guardias de los polvorines disparaban al bulto y los mataban.
 
Hubo más de uno y de dos. No se hablaba del asunto. Gente indocumentada. Como todos los soldados, me compré un radiocasette bastante sencillito en el que descubrí  la emisora que me salvó la vida: la BFBS (British Forces Broadcasting Services). La emisora de radio de las fuerza británicas en Gibraltar. A escasos doce kilómetros en línea recta, sin obstáculos, con una nitidez extraordinaria, unos locutores que hablaban un inglés perfecto e inteligible al 100% y una programación de lujo, un descubrimiento.
 
Podía grabarme cintas con unas mezclas de  música impresionantes, unos auriculares buenos, y que venga lo que tenga que venir. Ya vendrá el verano, y el permiso. Ya no interesa desertar. Meterme en líos. Ya se pasará esta gripe. Descubrí también Radio Nacional de España, con Ángel Álvarez. El mejor comentarista de música que he conocido, con una voz irrepetible. Poco a poco la tensión militar fue aflojando y la monotonía de la vida militar ganó la batalla a la aventura. ¿A dónde podía haber ido?
 
No hubiera tenido hijos y no estaría viviendo en Biar. Ni Ustedes estarían leyéndome. Todo no podía salir mal.
Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

Deixa un comentari

   yt    Instagram

Xarxes socials

BiarDigital Payá es va encarregar de l'Arxiu municipal durant més de 50 anys i va ser pregoner de les Festes en 2011. https://t.co/HWpWTqXXbl
BiarDigital 📌Aigua de les Fontanelles? Que té a veure amb la vinyeta d'este mes realitzada per Eloy Alemañ Navalón? 👉🏻Ho pots… https://t.co/cRHdCByC02
BiarDigital Una competició que no és prioritària per al club local. https://t.co/Swi5wS7vHy
BiarDigital Tot i això la incidència a #Biar continua sent alta. @GVAsanitat #Covid19 https://t.co/uKhPQ1ch9K

Enquesta

T'has enterat de...? - 4%
Ràdio Reconco - 54%
Xarrant pels colzes - 15%
Prenent la fresca - 5%
I tu, de qui eres? - 22%

Total votes: 100
The voting for this poll has ended on: Febrer 17, 2021
JSN Epic is designed by JoomlaShine.com