• Inici
  • Opinió
  • "Desastre de Annual. Cien años", per Antón Miralles

"Desastre de Annual. Cien años", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"Desastre de Annual. Cien años", per Antón Miralles

El calendario es inexorable. Las fechas caen una tras otra y a cada una se la recuerda por diferentes motivos. En estos días de julio, hace cien años, España estaba de luto.

Entre ocho mil y trece mil soldados españoles perdieron la vida por una serie de razones a cuál más estúpida, a cuenta de los delirios imperialistas de una monarquía puesta en cuestión continuamente en el Parlamento español, odiada por la gente humilde a la que el ejército arrebataba a su juventud por medio de levas, legales, eso sí, para mantener es expolio de riquezas de otros países sin medios para evitar dichos saqueos. Retrocedamos un poco en el tiempo. En 1912 se celebra en Versalles (Francia) una conferencia a la que son invitadas las grandes potencias, las organizadoras, la realeza europea, con "hermanitas de la caridad" alemanas, francesas, inglesas, belgas, y españolas, entre otras.

Todos emparentados entre sí decidieron, sin oposición alguna, repartirse un territorio del tamaño de África, todo lo que fue apetecible debido a las mayores o menores riquezas de cada lugar. Una vez más a España le tocó la peor parte del pastel, pues si Francia se quedó con Argelia y parte de Marruecos, a España se le adjudicó el norte de Marruecos, la peor parte, para ser claros. En 1898, el imperio español, aquel donde en su día no se ponía el sol, pierde Filipinas y Cuba y se encuentra con un problema, digamos, de logística: ¿Dónde metemos a todos los soldados?  ¿Y a sus mandos?  Mandar a la calle a un soldado que cobraba "calderilla" era una tropelía insignificante. Pero con la oficialidad, que cobraban sus buenos sueldos, el asunto era otro cantar. La conferencia de Versalles, la adjudicación a España de la franja norte de Marruecos, (Del Rif al Yebala) le arregla a Alfonso XIII, un ejemplo de patriota, el problema, y coloca a esa cuadrilla de militares tan "productiva" en el norte de ese territorio, salvo Tánger, que se lo quedan los franceses, y nuestros políticos deciden   aplicar el título de "Protectorado" al "regalo" recibido en Versalles. No vamos a andar pisándonos la manguera entre bomberos...

Se decide que Ceuta y Melilla sean las dos ciudades "cabezas" del territorio, las dos "Comandancias" en las que se coloca a todo el "sobrante" de Filipinas y Cuba.

Berenguer toma el mando de Ceuta y de todo el protectorado, y Fernández Silvestre "cae" en Melilla. Una premonición.

A los lobos se les abre el cielo cuando ven que pueden recuperar el hábito perdido:  la corrupción y el descontrol, no muy lejos, de nuevo, de la metrópoli.

La Comandancia de Melilla se convierte en el paraíso de la corrupción. La cosa ya venía de lejos, cuando en 1908 se produce la matanza de soldados españoles en el Barranco del lobo, junto a Melilla, donde se descubre que las armas que llevaban los cabileños se las había vendido un general español que tuvo que dimitir a la vista de las dimensiones del escándalo. Volvemos a 1912 a Madrid en donde dos moros de buena familia (moros amigos, se decía) estudian para ser peritos de minas. Se trataba de Mohammed Abd-el-Krim el Jatabi y su hermano. Enseguida volvemos con él. Silvestre se ha convertido en un reyezuelo en la Comandancia de Melilla. El dinero corre, el control no existe y todo marcha a pedir de boca. Las kábilas son, en su mayoría, amigas y el descontento es poco. ¿O no?

Abd-el Krim padece un desvío de columna y a menudo tiene que agacharse. Trabaja como intérprete y juez de paz a sueldo de la Comandancia de Melilla. Un moro amigo.

Una mañana, un oficial español, para hacer una gracia, patea el culo de Abd- el Krim y le hace caer escaleras abajo en la misma entrada de la Comandancia. Sus amigos le ríen la gracia. Abd-el Krim calla, no pronuncia palabra, pero en ese momento el moro amigo deja de serlo. El desengaño provoca una inquietud que hace que comience a entrevistarse con los jefes de las kábilas, que le hacen partícipe de su descontento con los españoles. No todo era de color de rosa. Poco a poco, las kábilas se arman. Un nuevo líder sabe que tiene mucho poder en el caso de que haga falta. (Continuará) 

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.
Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

L'article té 124 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).