"Mi tía Guada", per Antón Miralles

Operadora de telefonia (cap a 1911) Operadora de telefonia (cap a 1911) Wikipedia

En mi familia, perdimos la guerra. El gobierno vasco permaneció leal a la república (habitualmente en Bilbao, si se da la mano, es con todas las consecuencias). El bando de Franco ganó. Y tuvimos que afrontar las consecuencias, como todo el pueblo. Salvo los de siempre: la alta burguesía, y los ricos. Cómo no.

La familia de mi madre fueron siete hermanos. Desde la primera a la última, todos currelaron. Nunca se comió del aire. La mayor de los hermanos, mi tía Guadalupe, Guada en casa, se hizo maestra, y como había que ayudar en casa, se colocó en la telefónica, donde ascendió pronto a supervisora ( o el equivalente de la época) y como le daba tiempo, se afilió al PSOE sin más, de carnet. Estalla la guerra y cuando los "nacionales" entran en Bilbao lo primero que hacen  es intervenir en la telefónica donde  juzgan a todos los trabajadores y a cada uno le tratan de diferente manera. Mi tía, que no pegaba tiros, fue desterrada a Salamanca, como telefonista, y como al parecer no era ninguna inútil, retuvo su categoría profesional y siguió de supervisora. Siempre nos contó que no había pasado tanto frío en su vida. Parece que en muchas ocasiones habló con Franco, cuando le pedía que le comunicara con alguien. Recuerdo que contaba que de todos los bárbaros que había en la capitanía general, el único que siempre pedía las cosas por favor y daba las gracias era Franco. Los demás, parece que la educación les venía de una talla imposible de calzar.
 
El hecho es que sobrevivió a Franco y a los militares y al terminar la guerra volvió a Bilbao. Cometió matrimonio con otro perdedor de la guerra, mi tío José, comandante de gudaris (soldados) que tuvo que pasar por la cárcel con el consiguiente consejo de guerra del que no salió muy mal parado. Un tipo extraordinario, simplemente me emociono al recordarle. De esas personas que dejan huella. No estuvo mucho tiempo preso, pues había que trabajar para mantener la industria, y de la cárcel pasó a trabajar en los astilleros de Euskalduna. Electricista. Que en los barcos de entonces había electricidad, obviamente. Ambos eran una pareja generosa, solidaria, con inquietudes, lectores empedernidos y en el caso de mi tío, ateo convencido, como mi tía, que guardaba las formas por el famoso "qué dirán"  que estaba de moda en España desde hacía bastantes años. Nada más jubilarse, sin tiempo para disfrutar de la vida, a mi tío José se lo llevó un cáncer fulminante de estómago.
 
Recuerdo que cuando vino el cura de turno a confesarle, etc, se negó a recibirle. Genio y figura. Tranquilos, que llegamos. Unos días después de morir mi tío, mi tía, que no tenía miedo a nada (estaba curada  de espanto tras una guerra, etc), se puso a hablar con el tío José. En casa. Y le preguntó por todos los muertos recientes de la familia. Con buenas noticias del más allá. Estamos hablando del año 1972 ó 73. Y esto nos lo contó con una total frialdad pasmosa, sin aspavientos ni tratándonos de incrédulos.
 
Vuelvo del pasado al presente, a Biar. Por auténtica casualidad hace unos días veo en mi teléfono una entrevista con dos doctoras que han escrito libros sobre la muerte y las experiencias previas de muchos pacientes a los que trataron ambas. Best-sellers (superventas) ambos. El programa resultó interesantísimo y me trajo a la memoria el valor inaudito de mi tía, recién enviudada, sola en casa, hablando (o creyendo que hablaba) con el bueno de mi tío José. Como parece que el fenómeno de gente que tiene experiencias previas a dar el paso debe ser  muy común, se me ocurre que tal vez haya por aquí alguien que sepa algo sobre el asunto o tenga alguna historia que contar. En mi pequeña biografía, me declaro ateo, y creo que este es un tema propio de parapsicología que me encantaría tocar. Voy a tratar de abrir una página para  recibir opiniones, si las hay, sobre el tema. ¿Se animan? Va a quedar entre quien escriba, y yo. Palabra.
Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.
 
Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

Deixa un comentari

   yt    Instagram

Xarxes socials

BiarDigital "¿Por qué un tipo armado con pistola, spray de gas y porra de las que hacen moratones de larga duración, por qué es… https://t.co/HZW4xPIZJa
1hreplyretweetfavorite
BiarDigital Des de l'actualització del 2 de juny no s'han notificat nous casos de #Covid19. @GVAsanitat https://t.co/k9j9PTpcdT
BiarDigital Segons el comunicat la plataforma busca "aclararir, d’una vegada per totes, la seua posició respecte a l’hotel i la… https://t.co/yJeGS2Mnrs
BiarDigital Dotze dones i un home han deixat les llistes de l'atur. @GVAlabora https://t.co/9BIMXZpcUv

Enquesta

T'has enterat de...? - 4%
Ràdio Reconco - 54%
Xarrant pels colzes - 15%
Prenent la fresca - 5%
I tu, de qui eres? - 22%

Total votes: 100
The voting for this poll has ended on: Febrer 17, 2021
JSN Epic is designed by JoomlaShine.com