1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11

"Natal", per Antón Miralles

"Natal", per Antón Miralles Pixabay

Casi siempre viajo solo. Es una buena manera de ver más, pues tú eres quien decide dónde ir, cuándo, y largarte en los primeros minutos si tus expectativas no responden a lo esperado. Tampoco tienes que plegarte a lo que otros decidan para ese día y en consecuencia, eres el administrador de tu tiempo donde quiera que vayas.

Hace pocos años me hablaron (en Bilbao) de Natal, Estado de Río Grande do Norte, al nordeste de Brasil, dicho sea de paso un país inmenso, diecisiete veces la superficie de España, como un destino ideal para pasar unas vacaciones. Buen tiempo garantizado (la luz, sí, la luz de Brasil es uno de los atractivos que impacta), total seguridad en las calles, fantástica comida, y una de las cosas más agradecidas para mí: la simpatía brasileira, ese gesto del pulgar levantado, tudo bem, que a mi juicio debiera estar en la bandera en lugar del "ordem e progresso" superpuesto a la imagen del mundo. Fundada por los portugueses un día de Navidad (Natal en portugués) fue un fuerte donde comenzó a existir. Uno de sus atractivos principales son las inmensas dunas junto al mar. La naturaleza en Brasil es exuberante vayas donde vayas.

Llegué a las siete de la tarde y tras ser trasladado a mi hotel, el Tubarao- tiburón en portugués- salí a explorar los alrededores y bajar a la zona de la playa, Cena y a la cama. A la mañana siguiente (el sol sale exactamente a las seis de la mañana, en un amanecer apabullante, y en poco tiempo la luz lo llena todo) bajé a explorar mi destino para esa semana.

A lo largo del paseo de la playa de "Ponta Negra" había unos cuantos chiringuitos con banderas de diferentes países. Fui identificando las de Italia (cómo no), Suecia, Alemania, Croacia, y de repente, sorpresa, una ikurriña (bandera del país vasco). Si ese día había que elegir chiringuito, aquel iba a ser, aquel fue de hecho, el que elegí.

La cosa iba de sorpresa en sorpresa, cuando tras la barra del local había un joven gordito, sonriente, con una camiseta del Athletic Club de Bilbao. No soy desconfiado, pero lo primero que pensé fue en una broma televisiva a un turista, pero ni yo merecía una broma tan elaborada, que le pregunté al sonriente un par de obviedades: 1. ¿De qué país es esa bandera? Del País Vasco. Respuesta acertada. 2. ¿De qué equipo es esa camiseta tan bonita? Del Athletic de Bilbao. ¿Tú conoces? Ahí me ganó.

Le expliqué que ya tenía cliente fijo para toda la semana, mientras me colocaba en una tumbona y me explicaba que me "abría cuenta", con lo cual sólo pagaba, tumbona y consumiciones, al final del día. Pudiéndome ir i venir a mi antojo. Él se encargaba de anotar en su cuaderno mis consumiciones, raciones, etc… A pedir de boca.

A lo largo de la semana el negrito me contó que la ikurriña y la camiseta del Athletic eran un regalo de dos clientes bilbaínos que cayeron allí por casualidad, haciéndose amigos de Joao, el barman fantástico. Antes de irse decidieron regalarle la bandera (hay que viajar con una bandera...) y la camiseta. Parece que volvían todos los años. Jóvenes, bon vivants, habían descubierto un pequeño paraíso.

Pasó la semana, y al año siguiente yo también decidí volver. Traía un par de fotos para Joao, y cuando pregunté a otro barman que había, me explicó que Joao no iba a estar, ni ese día ni nunca más. Una noche en la que Joao decidió ir a tomar algo a una discoteca muy popular, hubo un tiroteo y una bala perdida se llevó a Joao y a su simpatía arrolladora. Maldición. El barman me indicó que un señor mayor que estaba sentado cerca, en el paseo, era el padre de Joao. Me acerqué a saludarle y a darle las fotos que llevaba en las que estaba con su hijo. El hombre se puso a llorar con resignación. Yo, casi. Un tiroteo en una ciudad donde casi nunca pasa nada, acaba con la vida de un hombre joven inocente. Adiós proyectos y expectativas de vida. La injusticia golpeando donde no debe. No soy de beber, pero me tomé un trago allí mismo.

Por Joao. 

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector empedernido, viajero entusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

(Esta opinió que llegiu es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en esta pàgina).

   yt    Instagram

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12

Xarxes socials

BiarDigital S'alcen les restriccions a l'ús del poliesportiu municipal, instal·lacions i activitats municipals. https://t.co/4NEQCxVWu8
21hreplyretweetfavorite
BiarDigital En la web trobareu l'exemplar de Biar Digital en paper del mes anterior. Recordeu que en les papereries-llibreries… https://t.co/wOPmKx520N
BiarDigital Esta vesprada concentració convocada per l'Associació Feminista Flama Violeta i divendres taller telemàtic amb la b… https://t.co/mRVf8dYjjw

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6

Enquesta

Molt positiu - 15.4%
Positiu - 12.8%
Regular - 17.9%
Negatiu - 20.5%
Molt negatiu - 33.3%

Total votes: 39
The voting for this poll has ended on: Juliol 16, 2020
JSN Epic is designed by JoomlaShine.com