"¿Con quién soy?", per Antón Miralles

| Antón Miralles | Opinió
"¿Con quién soy?", per Antón Miralles

El campo de fútbol del colegio La Salle ocupaba casi todo el patio, era de cemento, con medidas de treinta por sesenta más o menos, y las tardes de los domingos se encontraba vacío.

Algunos de mis amigos organizaban partidillos informales con chavales de varios colegios. Se quedaba por inercia de una semana para otra, y comenzaba a la hora que los curas abrían el colegio. Los vestuarios estaban abiertos, de tal forma que si llegabas tarde, te vestías y salías a jugar sin más. Jesús Ramón F. “Mon” tenía la costumbre de llegar tarde a todas partes. La puntualidad no era una de sus mejores cualidades. Le venía grande.

Aquel domingo, el partidillo lo comenzaron quince jugadores. Después de hacer los equipos más o menos equilibrados, se jugaba, y nunca había quejas. Como siempre, Mon llegó tarde, casi diez minutos. Ni miró cuántos estaban jugando, entró al vestuario, se puso el equipaje (no había uniformes, cada uno con su ropa) salió al patio por la imaginaria línea de centro, justo a la altura del vestuario. En ese momento un jugador llevaba el balón por la banda izquierda de su campo, veloz. En cuanto Mon se cruzó con él a la altura del vestuario, le sacudió un leñazo infame, que dio con sus huesos en el suelo con una tremenda rozadura, aún me duele hasta recordarla, y pronunció la única frase lógica que se debe decir cuando se llega tarde a un partido, y ni se ha contado cuántos hay: ¿Con quién soy?.

En un caso de esos, mejor no mirar salvo al cielo, y ver si hacía falta ambulancia para el herido.

No era uno de los nuestros. Más tarde, cuando R. preguntó a Mon (su primo) porqué le había soltado semejante hachazo a aquel tipo, se justificó con: “Siempre le he tenido mucha manía”.

Antón Miralles

Bilbao, 1954. Resultó ileso tras pasar más de diez años en un colegio de jesuitas, la mili obligatoria en el moro, un par de decenas de años en la banca y otro Antondecenio en varias profesiones honestas. Deportista voluntarioso, lector epedernido, viajero netusiasta, melómano -rock setentero principalmente- y ateo gracais a Dios. Dni a parte, el único carnet que ha llevado alguna vez ha sido el de socio del Athletic Club de Bilbao. Integrante de los tristemente célebres "cinco millones", ha comenzado a escribir para labrarse un futuro próspero y recolectarse algo de "fondos" para la vejez, que está a la vuelta de estas páginas. Su único propósito es entretener, dice. Las obras maestras ya las han escrito otros.

L'article té 36 lectures

Biar Digital no subscriu necessàriament les opinions dels seus col·laboradors i col·laboradores.

Pots enviar els teus escrits juntament amb alguna fotografia a Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la..

(Aquesta informació es publica gràcies al suport dels nostres anunciants, i als subscriptors i subscriptores, que amb el seu suport econòmic i periodístic són la clau perquè Biar Digital continue amb el seu treball diari. Si podeu contribuir fent-vos subscriptors/es per una xicoteta quota de 3 € al mes a fer de Biar Digital un mitjà encara més independent i de més qualitat, vos demanem que ho feu en aquesta pàgina).